Si no quieres vivir en un mundo de basura, busca en google “zero waste”

 In Blog

Ya hice un post cuando trabajaba en Vegaffinity sobre la introducción al zero waste con vídeo incluido. Comparto aquí el vídeo y algunas reflexiones para los que quieran empezar en este modo de vida.

Hoy en día, resulta bastante difícil no consumir nada que vaya en plástico: bolsas, botellas de plástico. envases, etc. Gastamos muchísimos recursos y contaminamos el Planeta a diario. Hay dos problemas principales aquí:

a) La gente que no recicla.

b) La gente que sí recicla pero que consume cantidades desorbitadas de plástico que no se pueden reciclar.

También se junta que España no se sume al resto de Europa en cuanto a políticas medioambientales. Mientras que en Francia se prohiben los envases de plástico, aquí seguimos consumiendo cada vez más: no se han terminado de prohibir las bolsas de plástico y te encuentras con brócoli envueltos en film en el supermercado. ¿Quién no se ha encontrado con imágenes como esta de La Eco Cosmopolita? A mi, personalmente me hierve la sangre y parece que a más gente le hierve también, porque hay toda una guerra en internet con el hastag #desnudalafruta.

Pero bueno, cuando ves cosas como esta siempre puedes irte a una frutería y si no quieres consumir plástico llevar tus propias bolsas. Yo todavía no he ido a ninguna en la que me hayan dicho que no. La verdad es que en casa prefiero ir a comprar yo porque no me fío de que quien vaya vuelva con 400 bolsas. Desgraciadamente no me falta razón y es que lo normal es que no caigas y vayas acumulando cada vez más bolsas, pero si te mentalizas no es difícil cambiar ese hábito.

Todo esto coincide con noticias como que La isla de basura del Pacífico ya es tres veces más grande que Francia. ¿Nadie más se pregunta por qué y hacia dónde vamos si se sigue produciendo basura a este paso? Robo esta foto de la isla:

A esto hay que añadirle la contaminación que hay en los océanos y el los mares. Esto es un problema que mata a las especies marinas que habitan allí. Muchas ballenas han aparecido muertas en playas y llenas de plástico. Y no sólo eso: se han encontrado microplásticos en la sal marina, por lo que ni sal podemos tomar tranquilos.

Por todo esto, deberíamos de preocuparnos por la basura que generamos y asumir la responsabilidad que tenemos como consumidores. Es fácil tener una vida cómoda y quejarse de los problemas, pero no debería de serlo cuando te estás jugando tener un sitio en el que habitar o no tener nada. Y el cambio climático tampoco se frena solo. Hay que ser consciente de eso y de que si esperamos que el gobierno asuma algún tipo de responsabilidad, podemos mudarnos ya al cementerio.

Pero, ¿qué es el zero waste?

El zero waste es un movimiento que pretende que hagamos un consumo responsable de los recursos de la Tierra y que generemos un “residuo cero”. Esto se traduce a no generar basura o generar la mínima. ¿Cómo se hace esto? Muy sencillo, a través de las 5R:

Estas 5R serían en español 4 erres y una ce: rechazar, reducir, reusar, reciclar y compostar. Voy a tratar de explicarlas todas un poquito.

  1. Rechazar. Se habla aquí de rechazar todo lo que sepamos que contamina. Yo personalmente he empezado por rechazar las bolsas de plástico y dejar de consumir botellas de agua, parece poco pero es algo. Luego cuando te metes en el mundillo ves que hay un montón de cosas que puedes comprar a granel.
  2. Reducir. Reducir el consumo de las cosas que sabemos que contaminan en general también es algo bastante positivo. Cuando vayas a consumir algo te puedes plantear cuánto lo necesitas.
  3. Reusar o reutilizar. Esto se basa en reutilizar todo lo que podamos: tuppers, botellas, cajas, etc. Hay muchas cosas que no nos planteamos volver a utilizar y no es tan difícil hacerlo. Ahora mismo se lleva mucho reutilizar las botellas de plástico para plantar:https://www.pinterest.es/pin/446560119273880190/?lp=true
  4. Reciclar. Basta ya de escaquearse: si no estás reciclando ya, empieza a hacerlo. Gracias al reciclaje a veces el plástico no acaba en el mar o matando animales. Es una pena que todavía haya gente que piense que no sirve de nada y que no se incentive el reciclaje o haya pueblos en España que no tengan ni un contenedor amarillo.
  5. Compostar. Este es el último paso y es el salto que todavía no me he atrevido a dar: compostar la basura. Cada vez hay más gente haciéndolo y tengo entendido que se puede hacer normal o con lombrices que ayudan.

¿Cómo puedo empezar?

Empezar es muy fácil, sólo tienes que querer. Si eres vegano, estás de suerte ya que el sector ganadero es de los que más contamina y que más recursos gasta, como muestra esta imagen de animanaturalis en la que se ve el consumo de agua que se produce en la industria cárnica. Sé que soy repetitiva, pero odio cuando hay gente que va de ecologista super pro e ignora esto. No es sostenible y no se puede ignorar.

Al margen de tener una dieta vegana o reducir el consumo animal, lo primero que se recomienda es observar la basura que se genera. Esto es vigilar la basura y reflexionar. A mi me impacta mucho cuando veo que la basura inorgánica se llena antes que la otra y con cosas como estas es con lo que hay que tomar medidas. ¿Qué medidas se pueden tomar?

  1. Dejar de consumir botellas de plástico. Una botella de plástico tarda una media de 500 años en desaparecer. Si eres de los que compran botellas todos los días, tal vez deberías de plantearte hacerte con un filtro o depuradora de agua (yo tengo la jarra brita) y con una botella de acero inoxidable para cuando salgas de casa o viajes.
  2. Dejar de consumir bolsas. No hace falta que te suicides por todas las que acumulas en tu dispensador ni que las tires, pero puedes reutilizarlas. Yo suelo llevar una bolsa de tela y cuando voy a la frutería me llevo de plástico de las que he ido acumulando para tener una para cada cosa. Respecto a los encurtidos, chucherías y frutos secos, también puedes llevar tus propias bolsas e incluso tuppers o tarros de cristal.
  3. Comprar a granel. Actualmente, hay un montón de sitios donde se puede comprar a granel. Estas compras pueden ir desde los macarrones (en Alcampo, por ejemplo) al suavizante de la ropa (en tiendas como Goccia Verde). Además, están las tiendas de toda la vida de frutos secos, patatas, olivas, etc. En el caso de no poder comprar a granel se puede elegir el envasado más sostenible, que normalmente suele variar.
  4. Cortar con todo lo que sea de usar y tirar. Desde los cubiertos de plástico hasta las cuchillas, pasando por compresas y tampax. Existen alternativas a los cubiertos y platos de plástico que son biodegradables, ¡puedes usar esas! Puedes encontrar muchas cosas en Sin Plástico y en Monouso. Respecto a la higiene íntima femenina existen compresas de tela, copas menstruales y las bragas Cocoro. Más adelante, puede que haga un artículo sólo de esto porque es un tema muy interesante y no dejan de salir cosas.
  5. Olvidarnos de los cepillos de dientes que no sean de bambú, de las pajitas y de los bastoncillos. Cambiar los cepillos de dientes de plástico por otros biodegradables es un gesto que puede sumar bastante. Respecto a los bastoncillos, hay países en los que están prohibidos. Las pajitas es que ni hacen falta, aunque tal vez debería de sumarlas a los cubiertos.

¿Qué te ha parecido este resumen sobre el zero waste? Si sigues teniendo dudas, comenta o echa un ojo al blog de Orgranico.

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search